Humedales
 
 

El concepto de humedal no es fácil de definir, debido en parte a la enorme variedad de tipos de humedales, a su carácter altamente dinámico, a la dificultad de definir con precisión sus límites, y a su gran variación en tamaño, localización e influencia humana. Las definiciones que existen son abundantes y frecuentemente confusas o muy contradictorias. Sin embargo, es importante definir su significado tanto para aspectos científicos, como para el manejo apropiado de estos sistemas. Una de las primeras definiciones formales del término humedal, fue hecha en 1956 por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos (USFWS por sus siglas en inglés), en una publicación que es referida como Circular 39 (Shaw y Fredine, 1956) en donde se define de la siguiente manera: "El término "humedal" se refiere a las tierras bajas cubiertas por aguas someras y algunas veces temporales o intermitentes. Son nombrados de diferentes maneras como: pantanos, marismas, ciénaga, fangal, turbera, estero, etc. Se incluyen en la definición los lagos y las lagunas someras usualmente con vegetación emergente como característica distintiva, pero no así las aguas permanentes de arroyos, presas y aguas profundas de los lagos. Tampoco se incluyen las zonas inundables que son tan temporales que tienen poco o nada de efecto en el desarrollo de suelos húmedos."

Los Canadienses poseen una vasta región cubierta de humedales, por lo que han desarrollado una definición específica para su país. En 1979 Tarnorai presentó una definición que es utilizada hoy en día por el Registro de Humedales Canadienses, y define a los humedales como "las tierras que presentan un espejo de agua cercano o arriba de la superficie terrestre, la cual está saturada por un período de tiempo suficiente para permitir el desarrollo de los procesos acuáticos típicos de suelos hídricos, vegetación hidrófita, y varios tipos de actividades biológicas las cuales están adaptadas a ambientes húmedos". A esta última definición se le considera la definición para los humedales de Canadá, después de ser presentada formalmente en 1988, en el libro Humedales de Canadá.

La Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés) en la primera reunión de la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional Especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas, mejor conocida como Convención Ramsar, adoptó una propuesta extremadamente amplia para determinar los humedales que se incluyen bajo su protección. En donde se definen los humedales como: "….extensiones de marismas, pantanos, turberas o superficies cubiertas de agua, ya sea de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluyendo las extensiones de aguas marinas, cuya profundidad en marea baja no excede los seis metros".

Además, esta definición adoptada desde 1971, establece que los humedales: "pueden incluir zonas ribereñas y costeras adyacentes a los humedales, así como las islas y cuerpos de agua marina, con una profundidad superior a los seis metros en marea baja, que se encuentren dentro del humedal" (Convención Ramsar, 1993).

Tal vez la definición más comprensible, surgió después de varios años de revisión, por parte de los científicos del USFWS. Esta definición se presentó en el reporte titulado "Clasificación de Humedales y Hábitats de Aguas Profundas de los Estados Unidos" (Cowardin et al., 1979), en donde se definen los humedales como: "áreas en donde la saturación con agua es el factor dominante que determina la naturaleza del desarrollo del suelo y del tipo de comunidades de plantas y animales que viven en el suelo o en su superficie. La característica que todos los humedales comparten, es que el suelo o el sustrato está al menos periódicamente saturado o cubierto con agua. Los humedales son áreas de transición entre los sistemas acuáticos y terrestres, en donde el nivel freático usualmente está a nivel de superficie o cerca de ésta, o la superficie está cubierta por aguas someras".

Aún hoy en día, esta definición es una de las más aceptadas, y está diseñada, tanto para científicos como para manejadores, ya que es amplia, flexible y comprensible, e incluye descripciones de vegetación, hidrología y suelos.

Es difícil encontrar una definición del término humedal que sea definitiva y que satisfaga a todos los usuarios. Esta variación es el resultado natural del enfoque diferente que cada usuario le da, de acuerdo al campo de estudio, y de las diferentes maneras en que cada una de las disciplinas interactúa con los humedales, ya que depende en mucho de los objetivos y de la disciplina de interés de cada usuario.

Valor de los Humedales. Los humedales se encuentran entre los ecosistemas más importantes del planeta. Aunque es reconocido su valor para la protección de la pesca y fauna silvestre en general, algunos de sus otros beneficios no habían sido identificados sino hasta recientemente. Mitsch y Gosselink (1993) describen a los humedales como " los riñones del planeta" por el papel que desempeñan dentro de los ciclos químicos e hidrológicos, y porque funcionan como receptores de desperdicios, ya sean de origen natural o humano. Éstos actúan limpiando las aguas contaminadas, previniendo inundaciones, estabilizando la línea costera y como recarga de acuíferos subterráneos". Además, los mismos autores consideran, que los humedales son valiosos como fuente de una gran cantidad de material químico, biológico y genético, y tienen funciones de retención tanto de nutrientes, como de sedimentos y contaminantes; y sirven como estabilizadores de las condiciones climáticas locales, particularmente lluvias y temperatura.

Mitsch y Gosselink (1993) mencionan que también han sido llamados "el supermercado biológico", ya que soportan una gran cadena alimenticia y una rica biodiversidad, y proveen de un hábitat único a una gran variedad de especies de flora y fauna".

Sistema de Clasificación. DUMAC desarrolló esta clasificación tomando como base el Sistema de Clasificación de Humedales y de Hábitats de Aguas Profundas de Cowardin (1979), utilizado por el Programa Nacional de Inventario de Humedales del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, al cual se le hicieron algunas modificaciones de acuerdo a las necesidades que se presentaron para México.

Tradicionalmente el término humedal no incluye los hábitats de aguas profundas, pero para propósitos de esta clasificación, ambos han sido considerados por la relación que guarda uno con respecto al otro. Los hábitats de aguas profundas incluyen las tierras permanentemente inundadas que yacen por debajo del límite de aguas profundas de los humedales. Incluye todos los medios ambientes en donde el agua superficial es permanente y frecuentemente profunda, por lo que el agua, más que el aire, es el principal medio dentro del que los organismos dominantes se desarrollan (Cowardin et al., 1979).

Dentro de esta clasificación se consideran seis sistemas, de los cuales cinco corresponden a los diferentes cuerpos de agua: Marino, Estuarino, Lacustre, Palustre y Riberino; y un sexto sistema correspondiente a Tierras Altas.

 


  1


 

 

 

   
     

 

Programa Internacional para el Reporte de Anillos RESERVA Curso de Capacitación John E. Walker Society